¿Amas a una persona celosa? Lee aquí

Síguenos

Luego de la participación a un programa radio decidí de escribir este articulo sobre los celos en el 2014 y sigue siendo de total utilidad
De vez en cuando me piden de tener talleres o charlas sobre el tema de los celos, sin embargo la gente que participa parece no estar muy interesada. Incongruencia, verdad!

Se que adentro de cada persona hay una sabiduría inconscia sobre lo que siente y vive, así que, este aparente desinterés, me puso a reflexionar.

Experiencias e investigaciones me hicieron llegar a la conclusión que los celos no existen, son solo un punto de referencia. Es la perspectiva que se tiene desde una posición de sufrimiento, provocada por la suma de muchos elementos como por ejemplo las heridas del pasado, las faltas de contacto con el presente y los miedos por el futuro. 

Los celos se manifiestan exclusivamente porque eres dipendente respecto al otro. 

El problema de la dependencia respecto a cualquier cosa, droga, sexo, amor, tabaco, juego tiene una sola origen: la inadecuación relacional del sistema en el cual me crié. Por esta razón, aunque las dependencias son muy diferentes, las personas dependientes tienen características comunes: impulsividad, dificultades a estar en contacto con el propio ser y con los demás, frecuentes cambios de humor, sensación de vacío, de soledad, impotencia y aman evadir la realidad.   

Estoy sufriendo y siento miedo: miedo de ser engañado, usado, abandonado o rechazado y no quiero sufrir. Los celos toman el espacio del amor, se materializan como posesión; exactamente como si permitieran tener en la mano un titulo de derecho sobre mi pareja. Una manifestación así insana de celosía tampoco necesita comprobar las sospechas, no hay nada que pruebe que el otro esta vinculado a otra persona pero el celoso siente que algo esta pasando. En la mojaría de los casos he escuchado la siguiente motivación: seguro mi incosciente ha captado señales que en el fondo no quiero ver porque amo esa persona. 

La relación de pareja va mucha mas alla del convivir y hacer el amor, es un intercambio de gestos, miradas, intimidades, que con el tiempo crea una base de afectividad, donde puedo tener la libertad de expresarme sin tabú ni limitaciones. Una pareja sana se comunica, se escucha, está cerca no solo fisicamente sino también a nivel de empatía. Podemos tener una unión satisfactoria cuando estamos unidos e íntimos pero también diferentes y despegados. 

Si amas una persona celosa quiero facilitarte algunos estrategias. 

  • Evita de hablar del pasado, a tu pareja no le gustará escuchar lo que hacías con tu ex; empezará con el sentirse molesto/a, a seguir, comparado/a, menospreciado/a e inseguro/a al pensar que tú podrías dejarlo/a por regresar con el/ella.
  • Evita de confesar la atracción que sientes por otra persona, los pensamientos o las discusiones que podrías causar son ilimitados. Primero pondrías tu pareja en una posición incomoda y empezaría pensando que no sabes controlarte, seguiría contigo pero con la continua duda “si hubiese sido infiel?”
  • Evita de compartir de continuo cuantas personas te ven lindo/a, simpatico/a o buena persona. En lugar de sentirse halagado/a por estar con una persona atractiva a los ojos de los demás, podría surgir un ataque de ira.


Un refrán zen decía: vivimos la mejor relación de pareja cuando el amor de uno para el otro es superior a la necesidad de uno para el otro.

Síguenos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *