La escritura terapia: un vigorizante para la autoestima y la conciencia.

Síguenos

Escribir es una terapia real y la experiencia de Matthew McConaughey lo demuestra.

Matthew McConaughey, actor talentoso, deportista al que le encanta practicar deportes con regularidad y ahora también escritor y autobiógrafo. Sus Greenlights es al mismo tiempo un poemario, con aforismos, anécdotas, píldoras de la existencia y una colección de recuerdos, desde la infancia hasta la actualidad. Las dos grades temática que enfrenta son amor y paternidad, desde la conflictiva relación de sus padres, que se divorciaron dos veces y se casaron tres hasta los momentos más oscuros de la juventud y el acoso sufrido. Su libro es una serie de reflexiones muy actuales sobre lo que se puede aprender de la pandemia.

SYDNEY, AUSTRALIA - NOVEMBER 20: Matthew McConaughey launched an off-grid cabin he co-designed with Wild Turkey's charity initiative, With Thanks, at The Royal Botanic Gardens November 20, 2019 in Sydney, Australia. (Photo by Brendon Thorne/Getty Images for Wild Turkey)

Recordando las vivencias de quienes participaron en los retiros que he dado yo, sonrío cuando leo que el talentoso actor pasó casi tres meses aislado en el desierto para escribir este libro. En una entrevista (enlace de entrevista) afirmó: "Nunca he tenido miedo de estar solo, me ayuda a reflexionar. Y escribir es una forma de reelaborar lo que me pasó. Cuando luego me encontré en cuarentena con mi esposa, mis tres hijos y mi madre de 88 años, fue una transición leve”.

Escribir es una costumbre, Matthew siempre tuvo diarios, y una actividad con múltiples beneficios. Quizás no es casualidad que en el año difícil que acaba de terminar y en este comienzo de 2021, todavía bajo la amenaza de Covid, el mundo editorial está experimentando un verdadero boom de memorias, impulsado más o menos comercialmente por los blogs y la televisión real, donde la no ficción creativa se mezcla con formas no literarias y el realismo se entrelaza con el exhibicionismo de lo que Martin Amis define como "locuaz de masas" liberado de las redes sociales. 

pexels-anthony-shkraba-4348078

En realidad el autobiografía cómo cura no tiene nada que ver con llevar un diario físico o en línea o improvisar una autoconfesión pública, es más bien un método y un camino de entrenamiento científicamente reconocido, entre la logopedia y la escritura meditativa. 

En Estados Unidos la investigación tiene como objetivo potenciar sus beneficios físicos e inmunológicos y se han desarrollado técnicas como la Net (Narrative Exposure Therapy) aplicada a los traumas más graves o el Teatro Terapéutico Autobiográfico.

La terapia de exposición narrativa (Net) es un tratamiento para los trastornos traumáticos, particularmente en personas que padecen traumas complejos y múltiples. Se ha utilizado con mayor frecuencia en entornos comunitarios y con personas que experimentaron traumas como resultado de fuerzas políticas, culturales o sociales (como los refugiados). La dinámica es sencilla, grupos pequeños de personas reciben de cuatro a diez sesiones de NET juntas, aunque también se puede proporcionar individualmente. Se entiende que la historia que una persona se cuenta a sí misma sobre su vida influye en cómo la persona percibe sus experiencias y bienestar. Enmarcar la historia de la vida de uno únicamente en torno a las experiencias traumáticas conduce a un sentimiento de trauma y angustia persistentes. Este tratamiento se recomienda condicionalmente para el tratamiento del PTSD.

Por el otro lado el Teatro Terapéutico Autobiográfico se basa en la idea de que expresarse a través de la espontaneidad y la improvisación supone una clase de liberación a través de la creatividad, lo cual tuvo que ver con sus propias experiencias subjetivas a través de las dramatizaciones no planificadas. 

pexels-picjumbocom-210661

Volviendo al tema de la escritura, por ende, es una moda pero también una verdadera disciplina. Escribir ofrece la una oportunidad de desarrollar el habito de la lectura, distraerse y ayudar en una época en la que todavía hay muchos “deberes”.

Lo bueno de escribir es que no hay restricciones. Muchas veces, cuando tenemos que contarle un problema a una persona de confianza, omitimos algunos detalles, por vergüenza o miedo, sin embargo cuando escribimos, estamos solos con nosotros mismos y sabemos que cuando nadie lo leerá. La obra de la escritura terapéutica se utiliza en sesión, en el aquí y ahora y es mejor no releerlo. Te aconsejo desechar el texto cuando lo hayas terminado, porque releerlo podría confundirte en lugar de ayudarte. Cada sentimiento expresado pertenece al aquí y ahora, el momento exacto en el que lo escribiste, por lo tanto no es válido otro día. 

Escribir sobre uno mismo, recorriendo las etapas fundamentales de la vida, mediante técnicas de memoria y ejercicios hermenéuticos, es un camino terapéutico, así como una gimnasia interior. "El trabajo autobiográfico tiene poderes analgésicos y reconstituyentes", explica el filósofo Duccio Demetrio, fundador de estas prácticas en Italia, fundador de la Universidad Libre de Autobiografía en el pueblo toscano de Anghiari.

Síguenos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *