Las 4 C de la Comunicación sin conflictos en el trabajo

Síguenos

La comunicación es importante, también y sobre todo en la vida profesional. Todo el mundo está de acuerdo pero muchos, sin embargo, se limitan únicamente a poner muchas atención a la comunicación cuando se trata del contacto con los clientes. En realidad un buen contacto con el cliente es inútil si las cosas no funcionan internamente. Por eso la comunicación empresarial y la comunicación interna son tan importantes. Cuando los compañeros se tratan correctamente y se hablan abiertamente, se impulsa a toda la empresa creando una sinergia efectiva y productiva que se manifiesta a todos los niveles. ¿Cómo puede asegurarse de que la comunicación sea adecuada en el lugar de trabajo? Por una adecuada comunicación en la empresa debemos tomar en cuenta varios aspectos, el primero en absoluto es a la persona a la cual me dirigo: ¿existe una jerarquía a respetar? ¿O son dos compañeros del mismo nivel? porque  la comunicación en el trabajo concierne tanto a un área macroscópica de toda la empresa como a las relaciones individuales entre los individuos.

Conflictos: Si la comunicación entre colegas o entre superiores y subordinados es inadecuada, es probable que surjan problemas en poco tiempo. Solo si te tomas el tiempo de confrontar y comunicarte abiertamente y responsablemente, es casi imposible que surjan malentendidos y conflictos. De hecho es suficiente que alguien se exprese de forma poco clara para llegar a los conflictos, incluso sin mala intención. En situaciones de este tipo, una mayor conocimiento de relacionado a cómo y cuándo comunicarse, no solo ayuda el aumento de la comunicación, sino también la mejora. La comunicación también se puede enseñar y, a menudo, un curso de capacitación puede ser útil para que las personas se entiendan mejor.

Sin embargo, es importante aclarar que los conflictos no surgen solo por falta o inadecuada comunicación, las emociones suelen ser la raíz de los problemas en muchos casos. Aprender a verbalizar las emociones antes de que se conviertan en conflictos reales es parte de una estrategia de comunicación emocionalmente educada. Si un empleado tiene la sensación de que sus colegas, o su superior, lo escuchan y lo comprenden, no hay razón para esperar que un malestar crezca lentamente hasta estallar, puede enfrentar y resolver fácilmente el problema en una etapa embrionaria.

Conversaciones: Las conversaciones fortalecen los lazos interpersonales. Un buen vínculo dentro del equipo ayuda a motivar a los miembros. Si un empleado tiene la sensación de ser parte de un equipo de trabajo, estará más motivado para dar lo mejor de sí mismo y se sentirá motivado para alcanzar el éxito, a diferencia de lo que sucede si se considera un guerrero solitario. Esto funciona tanto en un pequeño grupo de trabajo como en todo el contexto empresarial. Si todos se comunican abiertamente entre sí, las barreras interpersonales desaparecen y el viaje se comparte. Una atmósfera general positiva lleva a todos a dar más.

Conocimiento: Cada empleado o colaborador tiene su fortalezas y debilidades y si los superiores se toman el tiempo para reconocerlas, pueden distribuir mejor las tareas, potenciar la formación dirigida y el talento. Los equipos de trabajo se pueden ensamblar mejor si tiene una descripción detallada de los empleados individuales. De esta forma podrán combinar perfectamente diferentes personajes con diferentes habilidades. A medio plazo, estas adaptaciones mejoran la productividad de toda la empresa.

Creatividad: El factor que contribuye a la productividad es la creatividad, las conversaciones entre personas con habilidades y competencias distintas generan nuevas ideas. Un ambiente abierto y positivo le permite tener conversaciones igualmente abiertas y positivas, abriendo las puertas a la creatividad. Las nuevas ideas permiten completar tareas de mejor manera y en tiempos más rápido. Esto no solo se aplica dentro de un equipo: el intercambio de ideas entre diferentes departamentos también puede promover el éxito de una empresa. A menudo, los colaboradores externos contribuyen, proporcionando un nuevo punto de vista.

En fin recuerda que no comunicarse no es posible y su ausencia transmite señales que a menudo pueden interpretarse como hostiles. Por esta razón, es muy importante considerar seriamente establecer una buena comunicación en la empresa.

Síguenos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *