Olvidar es un defecto, pero también un derecho

Síguenos

Un derecho como el del olvido. Hay una forma de olvido que se distingue del simple "no recordar", es una actividad real que afecta recuerdos específicos. Este tipo de olvido tiene una función adaptativa importante y se ha conservado a lo largo de la evolución durante millones de años. Algunos recuerdos pueden almacenarse muy intensamente en la mente y recordarse perfectamente, otros aspectos, sin embargo, pueden no memorizarse bien y olvidarse fácilmente. El psicólogo William James dijo: "Ay de nosotros si recordamos todo lo que ha entrado en nuestra memoria: estaríamos más confundidos que si lo olvidáramos de todo". La memoria, en general, funciona de forma selectiva, no recuerda toda la información de la misma forma. 

pexels-bruno-maceiras-2347050

Entonces olvidar es importante, tanto que es imposible recordar todo (en una inspección más cercana: olvidar es la regla, recordar es la excepción) y lo que se salva del olvido da cuerpo a la identidad individual y colectiva.

La gente piensa en olvidar cómo no acción, una acción pasiva. En realidad estamos constantemente comprometidos en dar forma a lo que recordamos sobre nuestras vidas.

Olvidar es la modalidad fundamental de la vida humana. Recordar es una rebelión contra el tiempo y el curso de las cosas, de hecho cada nueva generación, nuevo período histórico tiende a imponer sus propios recuerdos, su propia agenda y sus propios proyectos, separándose y oponiéndose a las generaciones anteriores. En muchos sentidos, el olvido es el motor del progreso: básicamente en Occidente, la innovación tan invocada implica olvidar lo viejo y obsoleto. 

pexels-joão-jesus-875862

¿Olvidaremos la pandemia? No lo se, lo que se es que en las ultimas semanas parece que le hemos perdido el miedo a el covid y he estado pensando en un gran riesgo que corríamos: dejar atrás ese terrible período eliminándolo. Como decía Marguerite Duras, el peor momento de una guerra es cuando termina porque comenzamos a olvidar y es el comienzo del olvido. Un gran riesgo, un deseo casi natural de olvidar aquellos largos días en los que teníamos que quedarnos en casa. 

Personalmente creo que la memoria sea un maravilloso mecanismo, un medio para transportarnos al pasado y para cambiar, crecer y evolucionar. La memoria es una actividad mental que nos une en el tiempo, es decir, lo que da sentido a la existencia.

Desde el punto de vista cinematográfico, el director Luis Buñuel dice que hay que empezar a perder la memoria, aunque sea ocasionalmente, para entender que la memoria es lo que llena nuestra vida. La vida sin memoria no es vida. Nuestra memoria es nuestra conciencia, nuestra razón, nuestro sentimiento, incluso nuestra acción. Sin ella, no somos nada.

pexels-lisa-fotios-2837651

Desde un punto de vista fisiológico se puede decir que todo organismo cambia a medida que vive: cada nueva situación, diferente a la anterior, urge a la formación de un nuevo esquema sináptico que genere nuevas formas de respuesta por parte de la persona. En este sentido, el término memoria significa la capacidad de realizar un seguimiento de los cambios sinápticos.

Desde mi punto de vista recordar significa actuar. Comprender un recuerdo puede servir para frenar cualquier tipo de conflicto e intolerancia, desde la banalidad de un insulto hasta mucho más. La memoria puede hacerte fuerte, puede unirte en el camino del crecimiento y la colaboración que conduce a la vida en bienestar concreta y hoy más que nunca fundamental. 

La información, para ser almacenada y recordada, debe ser capturada adecuadamente por nuestros sentidos. Ponernos en los zapatos de otros, entrar en contacto con la empatia y la compasión, entendernos, sintonizarnos con la experiencia de otra persona es una experiencia que siempre se da entre los seres humanos, a veces de forma más inmediata, otras de forma más compleja y articulada. Si no hay posibilidad de entenderse, no es tanto por las dificultades derivadas de este acto como por la falta de voluntad para encontrar puntos en común a través de los cuales poder entenderse. De hecho, existe un plano enteramente humano, a partir del cual siempre es posible captar las vivencias del otro ser humano y desde el cual también es posible comprender, por analogía, uno mismo e incluso los comportamientos de los animales superiores, cuyos la psique es similar a la nuestra. Lo que nos permite plasmar la experiencia del otro es un acto particular que definimos por empatía. Por esta razón considero que recordar es expresión de humanidad, recordar es signo de civilización, recordar es condición para un futuro mejor de respeto y fraternidad, recordar también es tener cuidado porque estas cosas pueden volver a suceder, comenzando por las propuestas ideológicas que quieren salvar algunos y acabar con otros y una humanidad.

pexels-rodolfo-clix-1596882

Hay varios factores que destacan el rastro de la memoria en particular.

En primer lugar, la memoria está vinculada a algo que se diferencia de la rutina automatizada, a eventos que están vinculados al interés personal y al tono emocional. El interés es un pegamento que une fuertemente lo que quieres recordar. Un alumno, que había sido definido como de mala memoria, de hecho se presentó con esta característica para el estudio escolar, pero se sabía muy bien de memoria la composición de los equipos de fútbol de una o más series, la posición respectiva en la clasificación y los nombres de los jugadores. No hay duda de que su interés no se dirigió a la escuela, sino a otros lugares; y por tanto las razones de la mala memoria eran culturales, de organización del estudio o incluso personales, pero no orgánicas.

Más de lo que uno podría creer, la capacidad de recordar está ligada a la consideración que se tiene de uno mismo, a la autoestima, frente al nivel de aspiración que ofrece el grupo social.

Un segundo impulso proviene del nivel de emoción que produce la situación, puede ser interna o provenir del exterior. En otras palabras, es más fácil recordar lo que tiene una connotación emocional agradable y menos lo que está vinculado a sentimientos de miedo, ansiedad y similares. Sin embargo, la recuperación de la desagradable situación, que ha sido removida temporalmente, puede volver a aflorar como les sucedió tanto a Chaplin como a Gorky y Joyce al recuperar su biografía.

Un tercer "empujón" puede provenir de aspectos muy personales y particulares.

En los talleres de arteterapia, cuando se utiliza la memoria, tenemos el objetivo de formar e informar sobre la importancia de la memoria y su recuperación, a través de experiencias empíricas, como de collages fotográficos, con el fin de adquirir nuevas herramientas para el abordaje de nuestro mundo interior. 

Aprendemos a jugar con ella, la memoria de forma ironica, respecto a nuestra historia de vida y la búsqueda de nuevas interpretaciones del pasado.

El arte al final, mediante la activación de un canal de comunicación alternativo al verbal, ofrece la posibilidad de expresarse y descubrir nuevos aspectos de uno mismo, en una palabra recordar.

Síguenos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *